sábado, 13 de junio de 2020

La Universidad Pontificia de Salamanca pone en marcha un Plan de ayudas a los alumnos


La Universidad Pontificia de Salamanca, que incluye su Facultad de Ciencias del Seguro, Jurídicas y de la Empresa, "consciente de las dificultades económicas que afrontan muchas familias como consecuencia de la crisis derivada de la pandemia", pone en marcha un plan de ayudas para facilitar el acceso a estudios de grado y posgrado. El plan, presentado en la  mañana de ayer por el gerente de la UPSA, David González Gil, hace hincapié en la iniciativa 

El fondo, dotado con un millón y medio de euros, puede beneficiar a unos 1.500 alumnos tanto de nuevo ingreso como actuales. "Este plan de becas, se suma al resto de ayudas propias de la UPSA y contempla importantes beneficios para diferentes colectivos, desde familias con dificultades económicas, antiguos alumnos, estudiantes insulares, internacionales, autónomos y profesionales, para ‘Que nada pare su futuro'», apunta el gerente.

Igualmente, la UPSA quiere apoyar a los alumnos actuales que atraviesan dificultades económicas ofreciendo facilidades de pago mediante el fraccionamiento, hasta en nueve cuotas, de la matrícula. Y si fuera el caso, como indica González Gil, «dar un trato personalizado, para seguir garantizando la excelencia. Nuestro objetivo es que nadie tenga que abandonar sus estudios en la UPSA por cuestiones económicas».

Las solicitud de plazas para alumnos de nuevo ingreso y el nuevo plan de becas ya está disponible en la página web de la Universidad.

Cáritas de Zaragoza atiende 1000 personas nuevas cada semana


En Cáritas de Zaragoza, se están atendiendo a alrededor de 1.000 nuevas personas cada semana. Según explica el director de la entidad, Carlos Gómez, al comienzo de la epidemia, la mayoría eran solicitudes de alimentos, pero ahora también se está produciendo un fuerte incremento de las personas que piden ayuda para hacer frente a los gastos del alquiler. Sobre todo, Gómez destaca el cambio en el perfil de los solicitantes: "Son gente que en circunstancias normales jamás se habrían visto obligados a recurrir a nosotros, están pasando mucha angustia porque no se lo podían ni imaginar", puntualiza el Director de Cáritas Zaragoza.

Detrás de estas cifras se esconden personas que están sufriendo directamente los primeros efectos de la crisis económica, y en muchos casos es la primera vez que se han visto obligados a recurrir a la caridad de otros para sobrevivir. En el Ayuntamiento de Zaragoza también se ha notado esta situación, con un incremento del 203% de las solicitudes de ayudas de urgente necesidad.

En total, se han destinado 2.747.485 euros a la concesión de las ayudas frente a los 858.135 de 2019. En concreto, del 16 de marzo al 14 de mayo se han recibido 12.141 solicitudes, de las que se han concedido 11.888. El año pasado fueron 3.752 y se aprobaron 4.006. En este sentido, el concejal de Acción Social, Ángel Lorén, destaca la "eficacia del número 900 101 194, que se habilitó al inicio de la pandemia para llevar a cabo estas gestiones." El servicio sigue disponible y es atendido por profesionales de forma gratuita las 24 horas, todos los días de la semana. Según considera Lorén, se ha convertido en una «herramienta imprescindible» que tendrá continuidad.

Las grandes Empresas en España colaboran con las Residencias de Ancianos y contra el COVID-19



El virus COVID-19 está sobrepasando, sobre todo, a Hospitales y Centros de Mayores. Por eso, los Laboratorios Pierre Fabre se han comprometido con las Residencias de Ancianos, uno de los colectivos más vulnerables en esta crisis sanitaria. Entre las donaciones, se encuentran miles de productos de autocuidado, pero destaca la fabricación expresa para la urgencia sanitaria de 19.000 geles hidroalcohólicos.

De la misma manera ha contribuido Faes Farma con la fabricación excepcional de más de 100.000 litros de gel hidroalcohólico. Asimismo, la compañía ha gestionado la entrega de 100.000 guantes y 50.000 mascarillas FFP2 a hospitales y residencias. Stada no ha querido quedarse atrás. Esta compañía ha donado 50.000 mascarillas y productos de higiene con la intención de dar “protección a los profesionales sanitarios de hospitales, farmacias y personal de la ONG Médicos Sin Fronteras”.

Además, Johnson & Johnson ha puesto el foco en los más necesitados: las residencias geriátricas, las residencias de personas con discapacidad, los centros de infancia o las casas de acogida a mujeres víctimas de violencia de género, entre otros. De esta manera, ha realizado una donación de más de 86.000 unidades de productos de higiene, que se suma a las casi 137.000 unidades de productos de consumo que hicieron llegar a las personas sin hogar, hospitales y hoteles medicalizados.

Y, coincidiendo con los mayores momentos de tensión generada por el aumento de contagios en nuestro país, Laboratorios Farmacéuticos Rovi gestionó la compra extraordinaria de un millón de mascarillas quirúrgicas y coordinó la entrega de 1.000 trajes de protección especial. Todo ello lo donó al Ministerio de Sanidad y se destinó tanto a los profesionales sanitarios, que trabajan sin descanso, como a los pacientes.

La crisis del COVID-19 está sacando la solidaridad de las empresas volcadas con los Hermanos de San Juan de Dios


La crisis de la COVID-19 también ha promovido que muchas empresas saquen su lado más solidario para ayudar a suavizar las consecuencias sociales generadas por la pandemia, y buena cuenta de ello pueden dar los Hermanos de San Juan de Dios que ven como la solidaridad con sus comedores sociales aumenta cada día.

Por ejemplo, empresas como Nestlé, Leroy Merlin, Mesoestetic y Carpepack han colaborado haciendo donaciones de mascarillas, geles hidroalcohólicos y guantes para nuestros profesionales de hospitales, centros sociosanitarios y residenciales. Artículos imprescindibles para poder protegerse del coronavirus cuando atienden a pacientes y usuarios.

Por su parte, las donaciones de alimentos recibidas de Mercabarna, Consum, Aneto, Jacobs Douwe Egberts y Stadium Innovation, han sido de gran ayuda. Unos productos que, gracias a las furgonetas de la empresa Área Alquiler, han podido llegar puntualmente a los diferentes centros. Estos alimentos de primera necesidad, junto con los productos de higiene donados por Productos Naturales Jenny, son utilizados por usuarios y usuarias vulnerables de nuestros centros que han visto empeorar, todavía más, su situación.



También han sido importantes las donaciones económicas. Empresas como Club Rotary Barcelona Eixample han dado su apoyo a proyectos nuevos y urgentes que permitirán a San Juan de Dios ayudar a financiar la compra de tablets para conectar usuarios de nuestros centros con sus familiares, entre otros.

Una vez más, situaciones como éstas hacen más evidente la parte humana de las empresas: detrás de muchas ellas hay personas que quieren construir un mundo mejor y más solidario a nuestro lado.

El Banco de Alimentos de Zaragoza llega a 26.000 personas, un 36% más que en 2019


El Banco de Alimentos de Zaragoza, se ocupa de repartir comida entre entidades de toda la provincia que, a su vez, se la hacen llegar a aquellos que la necesitan. Su presidente, José Ignacio Alfaro, asegura que la paralización de la actividad económica trajo consigo un incremento más que notable de las solicitudes. Actualmente, están repartiendo productos entre 200 organizaciones que atienden a unas 26.000 personas, un 36% más que en 2019, cuando 6.000 personas menos lo necesitaban. También en el comedor de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen –que funciona todavía con recogida en táperes– ha aumentado en casi un 53% el número de usuarios, al pasar de 170 personas a 260; y la Hermandad del Refugio está repartiendo un 90% más de alimentos que antes de la covid-19.